more_horiz

Las Preferencias Apostólicas Universales son fruto de un proceso de discernimiento que ha durado casi dos años. Invitamos a todos los jesuitas a implicarse en él, junto con nuestros compañeros en la misión. Finalmente el Papa Francisco ha dado su confirmación en una reunión especial con el P. General Arturo Sosa. Las Preferencias ofrecen un horizonte, un punto de referencia para toda la Compañía de Jesús. Captan nuestra imaginación y despiertan nuestros deseos. Nos unen en la misión. Las nuevas Preferencias señalan cuatro áreas vitales en la situación actual del mundo. La Compañía de Jesús prestará especial atención a estas Preferencias durante los próximos diez años. Invitamos a todos a profundizar más en ellas y ponerlas en práctica con nosotros. Nuestro deseo es que signifiquen una inflexión, en la dirección que marca el Evangelio.

El discernimiento y los "Ejercicios Espirituales"

Mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento

Caminar con los excluidos

Caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad en una misión de reconciliación y justicia

Cuidar de nuestra Casa Común

Trabajar, con profundidad evangélica, en la protección y renovación de la creación de Dios

Acompañar a los jóvenes en camino

Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador

 

Amar y servir en todas las cosas

Vivimos en un mundo donde mucha gente no ha oído hablar de Jesús; otra gente se ha apartado a causa del secularismo. Además, los escándalos de abuso sexual y, de hecho, otras formas de maltrato han herido a muchas personas. Jesús es la Puerta a la vida. Él edifica Su cuerpo. Él quiere que sea luz y sal para el mundo. Él quiere llevar fuego, pasión y amor a toda la gente. La puerta para llevar a cabo nuestra misión de fe y para renovar la Compañía, la Iglesia y nuestro fracturado mundo, es a través de un contacto más cercano con Jesucristo y un amor profundo por Él. Esto precede a toda prioridad y es la base de toda planificación.

Nos comprometemos a participar en una nueva reflexión sobre los asuntos clave de nuestros tiempos y en un riguroso estudio intelectual de los mismos. En una época de fundamentalismos, nosotros queremos ser testigos de una fe que enfrenta preguntas emergentes con honestidad y que, además, puede debatirlas con sinceridad y franqueza. Nosotros deseamos abrirnos a la renovación y también fortalecer nuestra identidad como parte de la Iglesia, como un hospital de campaña – una Iglesia que sale, una Iglesia de las fronteras, un hospital de campaña donde se vendan las heridas, una Iglesia donde los corazones se curan y, una vez más, el amor es posible.