"En la vida no todo es negro sobre blanco o blanco sobre negro. ¡No!"(Papa Francisco)

Our mission in Spirituality

El ministerio de dar los Ejercicios Espirituales Ignacianos es una de las misiones más importantes de la Compañía de Jesús. Los Ejercicios son un instrumento eficaz por el cual Dios actúa para producir una transformación espiritual y personal en nuestro tiempo y cultura. Los Ejercicios ayudan a las personas a reconciliarse con Dios, consigo mismas y con los demás. En un mundo de alegrías y tristezas, esperanzas y lágrimas, quebrantamiento y bondad, el Señor hace sentir su presencia sanadora a diario. En los Ejercicios Espirituales, y en la Espiritualidad Ignaciana en su totalidad, encontramos maneras de compartir con nuestros hermanos y hermanas la experiencia de la encarnación del Señor.

Mociones del alma

Nuestra fe nos llama a estar unidos con Dios, a servir al Señor y a compartir nuestros dones en el servicio. Descubrir la voluntad de Dios es una búsqueda que cada uno de nosotros realiza, y la Espiritualidad Ignaciana nos ofrece la herramienta del discernimiento para hacerlo. El discernimiento es la interpretación de lo que San Ignacio de Loyola llamó las mociones del alma. Estos movimientos interiores consisten en pensamientos, fantasías, emociones, inclinaciones, deseos, sentimientos, repulsiones y atracciones. El discernimiento espiritual implica volverse sensible a estos movimientos, reflexionar sobre ellos, y comprender de dónde vienen y hacia dónde nos conducen.

 

El Santo Padre enfatiza la importancia del discernimiento y de ayudar a las personas a desarrollar esta capacidad:

“Necesitamos formar futuros sacerdotes no con ideas generales y abstractas, que sean claras y distintas, sino para [el] agudo discernimiento de espíritu, de manera que puedan ayudar a las personas en su vida concreta. Necesitamos entender realmente esto: en la vida no todo es negro sobre blanco o blanco sobre negro. ¡No! En la vida prevalecen los tonos de gris. Debemos enseñarles a discernir en esta zona gris”

(Discurso a los jesuitas polacos, 30.7.2016, La Civiltà Cattolica 2016 III 345-349 | 3989 (10 de septiembre de 2016)

 
 

Para obtener más información sobre los Ejercicios Espirituales y la Espiritualidad Ignaciana, haga clic aquí