“Nuestro compromiso de seguir a un Señor pobre, naturalmente nos hace amigos de los pobres”San Ignacio
 

Cuestiones Sociales y Ecológicas

La justicia social es parte esencial de la misión de la Compañía de Jesús. Nuestra misión es el servicio de la fe, en el cual la promoción de la justicia es un requisito indispensable. Nuestro compromiso con la justicia social nos lleva a ver el mundo a través de los ojos de los pobres y marginados. Queremos aprender de ellos, trabajar para ellos, y con ellos. De hecho, la opción preferencial por los pobres ha sido un llamado y también un gran desafío que representa una gracia para la Compañía de Jesús. Como escribió San Ignacio a los jesuitas de Padua, “Nuestro compromiso de seguir a un Señor pobre, naturalmente nos hace amigos de los pobres”. Al ser amigos de los pobres, los jesuitas de los centros e instituciones sociales acompañan, sirven, y empoderan a quienes son pobres y están al margen de nuestras sociedades.

 

Nuestro acompañamiento de los que sufren la pobreza nos hace escuchar el clamor de quienes padecen las consecuencias de la destrucción del ambiente natural. Por lo tanto, somos especialmente activos en aquellos países donde los pobres son víctimas de la destrucción del medio ambiente. Comunidades enteras han sido desarraigadas y obligadas a abandonar su entorno natural, y en la mayoría de los casos, son las comunidades indígenas las que más sufren. El Papa Francisco relaciona el desafío social con el ambiental, diciendo:

“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental". (Papa Francisco, Laudato Si’, 139)

 
 
 

En todo esto, la reconciliación es un valor rector esencial, y desarrollamos redes que abogan por la reconciliación, y que promueven el Reino de Dios. Hacemos hincapié en las áreas de Ecología, Migración, Derecho a la Educación, Justicia en Minería, Paz y Derechos Humanos. Queremos trabajar para la reconciliación de las personas entre sí y con la creación, y para llevar la caridad y la justicia del Evangelio a todas las sociedades y culturas. La desigualdad, dice el Papa Francisco, “es la raíz del mal social” (Papa Francisco, 28 de abril de 2014).

Hemos recibido la Buena Nueva y queremos compartirla con pasión y energía, aun siendo conscientes de nuestras propias limitaciones. En esta empresa, que es tanto religiosa como socioeconómica, tanto local como global, deseamos compartir la esperanza y la alegría del Evangelio y anunciar el Reino de Dios, una nueva forma de ser y de vivir, de amar y de servir.

 
 

Haga clic aquí para obtener más información sobre nuestro trabajo en las áreas de justicia social y ecología, así como para conocer la espiritualidad que nos inspira y motiva.