Los indígenas de la Amazonía confían en el Papa Francisco

Oct 17 , 2019 Historias

El Cardenal peruano Pedro Barreto, jesuita, es Arzobispo de Huancayo en Perú; también es Vicepresidente de la Red Panamazónica (REPAM). Como tal, durante un año y medio, participó activamente con las comunidades indígenas en la preparación del actual Sínodo. Ha venido a Roma con todos estos representantes del mundo indígena amazónico; está con ellos, se ha hecho uno de ellos. Nos ha hecho llegar el mensaje que los autóctonos le pidieron que transmitiera al Papa Francisco, su hermano.

Santo Padre, Hermano Francisco,
como lo llaman los pueblos indígenas amazónicos.

Aquí están tus hermanos y hermanas que han venido de diversos lugares de la Amazonía para participar en el Sínodo.

Otros han venido a Roma para acompañar en la oración y en las diversas actividades en apoyo a este camino sinodal. Todos son los custodios del don de la creación. También están aquí religiosos y religiosas que trabajan en la Amazonía. También están los más de 250 Obispos del mundo, en su mayoría, pastores que acompañan al Pueblo de Dios que peregrina en la región amazónica. Queremos decir en voz alta lo que han dicho nuestros hermanos y hermanas indígenas amazónicas:

“Los políticos no tienen tiempo de escucharnos; los ‘importantes’ de la sociedad tampoco; sin embargo el Papa Francisco, nuestro hermano Francisco, y la Iglesia Católica sí tienen tiempo para escucharnos con gusto y atención”.

Otro resumía el aporte del Sínodo afirmando:
“La esperanza no se acaba”;
otra hermana indígena decía que su abuelo afirmaba:
“Hagamos amanecer la Palabra en obras...”

Aquí estamos, Santo Padre, a tu lado, porque nos has convocado para escuchar el clamor de la tierra y el grito de los pobres. Por eso, en el año y medio de preparación hemos escuchado al Pueblo de Dios que peregrina en la Amazonía. Ahora juntos reflexionamos para buscar los “Nuevos caminos para la Iglesia y para una Ecología integral”, que Dios desea para nosotros y para la humanidad. Ahora nos ponemos en camino acompañados por el Obispo de Roma, sucesor del apóstol Pedro, “principio y fundamento, perpetuo y visible de la unidad entre los obispos y la multitud de fieles” (Vat. II, LG 23).

En Roma, con nuestro hermano Francisco, hemos iniciado juntos este camino, en la ciudad de Roma. ¡Gracias Santo Padre, nuestro hermano Francisco! ¡Queremos caminar juntos contigo! ¡No estás solo!

¡Dios nos acompaña y nos bendice!

 

Etiquetas: Amazonia